La Federación Económica de Mendoza (FEM), expresa su preocupación por los anuncios formulados ayer por el gobierno nacional, que contemplan fuertes restricciones por 9 días y por el impacto que tendrán en pymes y comercios de la provincia, especialmente en aquellos que no entran en la categoría de esenciales.

Nuevamente se recurre a medidas que afectarán gravemente a sectores que aún no se reponen de las restricciones del año pasado con un cierre total de actividades. Estamos convencidos que hay mecanismos intermedios que regulen la circulación de personas sin llegar a esto. Es por ello que ratificamos lo expresado el año pasado: es salud y economía, no salud o economía. Y como señala nuestra campaña de concientización lanzada recientemente, «todo trabajo es esencial para quien depende de él».

En este marco coincidimos con el pedido formulado por CAME luego del anuncio presidencial, de reclamar un auxilio financiero, impositivo y previsional para evitar el colapso de las pymes. Por ello el gobierno deberá plantear un plan de contingencia con suspensiones de todos los cargos impositivos, financieros, patronales y restablecer la Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP). Aguardamos también que la provincia y los municipios contemplen la situación de los comercios locales.

Cabe destacar que las pymes movilizan el 70% del empleo privado de la Argentina y por el impacto de la primera cuarentena estricta, CAME informó que registró un cierre masivo de comercios que alcanzó a un 15.6% de los locales del país, que representan más de 90 mil comercios.

Federación Económica de Mendoza